Proyecto “Hacia una vejez digna: alimentación sana, nutritiva y suficiente”.

El discurso actual sobre el envejecimiento saludable atribuye a las personas la responsabilidad de lograr una buena salud física e ignora sus circunstancias más amplias.

Todo ser humano tiene derecho a una alimentación adecuada y tiene el derecho fundamental a no padecer hambre. El derecho a una alimentación adecuada comprende los aspectos cuantitativos, cualitativos y de aceptabilidad cultural.

La importancia de un entorno que apoye una alimentación adecuada proporciona un marco para comprender la salud de las personas mayores, independientemente de sus capacidades físicas actuales.

Definición de “Envejecimiento activo y saludable” de la Convención Interamericana sobre la protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, que es el «Proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, mental y social, de participar en actividades sociales, económicas, culturales, espirituales y cívicas, y de contar con protección, seguridad y atención, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable y la calidad de vida de todos los individuos en la vejez, y permitirles así seguir contribuyendo activamente a sus familias, amigos, comunidades y naciones. El concepto de envejecimiento activo y saludable se aplica tanto a individuos como a grupos de población»1.

Responsable

Lic. Irza Irving Ariza

Relaciones Públicas y Gubernamentales.

Cabildeo ciudadano.

Promover intereses legítimos de particulares con funcionarios gubernamentales, asociaciones industriales y empresariales, asociaciones civiles y otros actores políticos clave interesados, así como anticipar riesgos y oportunidades.

1 Convención Interamericana sobre la protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores https://www.oas.org/es/sla/ddi/tratados_multilaterales_interamericanos_a-70_derechos_humanos_personas_mayores.asp