Personas adultas mayores- Derecho a la identidad.

Personas adultas mayores- Derecho a la identidad.

Participación de María de los Ángeles Fuentes, del Comité de Derechos Humanos Ajusco. Grupo de trabajo de Derechos humanos de las Personas adultas mayores. Sociedad civil y Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. 25 de julio de 2013

IMG_6607

Soy María de los Ángeles Fuentes, del Comité de Derechos Humanos Ajusco, organización que realiza tareas de difusión y promoción de los derechos humanos en la zona de los Pedregales de Coyoacán.

Recientemente hemos enfocado nuestras actividades a los derechos de las personas adultas mayores, porque cada vez ha sido más frecuente atender violaciones en contra de esta población, principalmente casos de despojo y violencia patrimonial por parte de sus propios familiares.

Más adelante, mis colegas tratarán el tema de despojo y de acceso a la justicia.

La única oferta para del Estado para la compleja problemática de las personas adultas mayores son políticas clientelares de ayuda económica, y no llega a todas.

En el DF, el Instituto para la Atención de los Adultos Mayores del D.F. (IAAM) sólo tiene como prioridades la “Pensión Alimentaria para Adultos Mayores de 68 años” y las “Visitas Médicas Domiciliarias”, sin embargo hemos atendido casos de personas adultas mayores que ni siquiera pueden acceder a estas políticas sociales locales (tampoco federales), por no contar con los documentos requeridos.

Han habido algunos esfuerzos, como la firma de un convenio en 2007 entre el Registro Civil del DF y el IAAM-DF para “Registro extemporáneo”; así como la instalación de un módulo del Registro Civil de Oaxaca para atender a migrantes de ese estado durante un evento en Iztapalapa.

Pero son insuficientes, no hay universalidad mientras se siga vulnerando el derecho a la identidad.

Las trabas burocráticas y la cultura de desprecio y la discriminación hacia los adultos mayores no sólo competen al acta de nacimiento, sino a otros trámites como el de jubilación, pensión o acceso a beneficios del cónyuge, mismos que ellos tienen que realizar a veces solos ante la indiferencia de su familia y las dificultades de movilidad que representa su edad y su salud.

Errores en la documentación, cambio de nombre o lejanía del lugar de origen para realizar trámites, se convierten en un verdadero infierno.

Hemos conocido casos de personas adultas mayores que mueren, antes de poder concluir con los trámites y nunca recibir recursos que le correspondían por ley.

Otras, se rinden en el intento por carecer de recursos para pagar un notario, que constate que se trata de la misma persona en los datos del acta con los de otros documentos, aunque se trate de un error de letra.

Es importante darle seguimiento y vigilar la  Línea de acción 2075 del Programa de Derechos Humanos del DF: “Fortalecer, en cuanto a la capacidad de atención, la calidad del servicio, el nivel de atención y los programas de prestación de servicios a las personas adultas mayores e incrementar los niveles de coordinación entre las diferentes instancias públicas que desarrollan dichos programas”.

A la calidad de los servicios se le debe dar un enfoque menos burocrático y más humanista. Para evitar que en esta etapa de la vida que debería significar el descanso y el derecho al disfrute, la persona adulta mayor, se tenga que preocupar por conseguir el beneficio de programas sociales.

En principio, para garantizar el derecho a la identidad, y de manera integral sus derechos como personas adultas mayores: los trámites para la emisión del Acta de Nacimiento, y de otros documentos de identidad, deben ser sencillos, accesibles, ágiles y con trato digno.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s